jueves, 31 de diciembre de 2009

"Quise atrapar el movimiento"

"Quise atrapar el movimiento"



Quise atrapar
en una fotografía,
el vaivén de las ramas.

Quise guardar las melodías
de las hojas caídas
y el movimiento.
Te quise y te llamé
en el sonido
del viento

Y
desafiando
la lógica de la ingravidez,

llegaste
al
instante
de evocarte.

Quise guardar la melodía
que el viento ejecutaba
en tus cabellos…,
las hojas caídas
y el sonido del viento.

Te quise en silencio,
Mas el tuyo
fue un amor efímero.

Olvidé que el movimiento
no se fija,
olvidé que el sonido
es movimiento.

Mas
......tú
.......................te alejaste
........................................................al momento
.................................................................................de

..................................................................................................evocarte.


R.Santamaría






martes, 24 de noviembre de 2009

"La cita"






"La cita"

Tengo una cita pendiente
un encuentro ineludible,
al encuentro ella vendrá
será puntual al convite.

Listas están las valijas
dolorosas despedidas,
de los amores que murieron
fueron lamentos y dicha.

Vida y muerte son caminos
que confluyen en el tiempo,
amores y desamores
la dicha y el desaliento.

Cuando vengas a buscarme
cúbreme con negro manto,
que no escuchen mis oídos
de mis amantes los llantos.

Una plegaria por mi alma
ofrecerás en mi nombre,
negra sombra ya me cubre
y me envuelve con su calma.

Si lloras porque me he ido
si te entristece la pena,
nunca eches en el olvido
desamor fue mi condena.

Cumplido tengo el pasaje
de este viaje sin retorno
voy ligero de equipaje
con recuerdos yo me exorno

©Roberto Santamaría

sábado, 3 de octubre de 2009

"Pídele a la diosa luna" (verso blanco octosílabo)




"Pídele a la diosa luna"
(verso blanco octosílabo)


Pídele a la diosa luna
que ponga luz en tu cielo,
Sigue rogando a los dioses
que el amor vuelva sereno.


Sigue lanzándole al viento
tus anhelos y deseos,
que el aire por tu ventana
te traerá amores nuevos.


Que no se tarde en volver
aquello que fue tu anhelo,
y la sonrisa a tu cara
lucirá entre los luceros.


Que no se nublen tus ojos,
luzcan flores en tu pelo,
que la risa en tu garganta,
trinen como aves en vuelo.


Borra ya de tu mirada
amargura y desconsuelo
que aquel amor que perdiste
no era suficiente bueno


Abre ya, tu alma al amor
y olvida tu desengaño,
renueva tus ilusiones
verás renacer el día.
Que las penas del amor
Se quitan con alegrías


©Roberto Santamaría

sábado, 12 de septiembre de 2009

"Viaje al interior"


"Viaje al interior"

De negro azabache se vistió la noche,
allá en el abismo donde habita el olvido,
aquel tren inmóvil en vía desierta,
recoge viajeros, hacia ninguna parte
con dudoso destino.

Un momento más, y al alborear,
tendrá que alzar el vuelo
el autillo nocturno a su nido,
cuando aparezca la aurora.

Comienza a llover...
y entre la densa lluvia
se mueven las sombras antiguas,
hacia las nuevas penumbras...

¡Y se interponen! ...¡Y me confunden!

¿Soy acaso yo, quien proyecta esta sombra?
¿El mismo que ayer, reflejaba otra distinta?
¿O tan sólo hay una sombra,
y es mi sueño el que muda?...

Nadie elige, ni altera los destinos
cuando más necesitan su venida,
del olivar se ausentan los estorninos.


©Roberto Santamaría

domingo, 19 de julio de 2009

"Luces y sombras" (Poesía urbana)




"Luces y sombras" (Poesía urbana)


Cada mañana despierto de un nuevo sueño,
los pensamientos volcados hacia dentro,
oigo a lo lejos timbres estridentes
llamada de despertadores urbanos.

Mantengo los ojos cerrados
esperando ver coronarse el sol,
sobre el llano de las azoteas,
tras las cumbres pendientes de los tejados.

Poderoso, el ruido sobre el asfalto
rompe la paz, la tregua, el descanso.
Está amaneciendo, es un nuevo día,
de nuevo se mueve aletargada la ciudad.

Como preludio que rompe la velada,
bandadas de gaviotas inundan los cielos
dejando en picado su estela de vuelo arrogante,
marcando su territorio sobre la copa de los árboles.

Suena un claxon...El sol comienza su ascenso…

La vigilia envuelve el cuarto con aromas de sueño,
se acerca el murmullo del viento
que roza mi cuerpo,
el calor de un rayo del astro rey
cubre las sabanas en un acto de amor,
asexuado, transparente...

Ruidos de cerrojos abriendo puertas
inundan de gentes la ciudad.

Un golpe de llama que besa,
se alonga en el espejo
rechazando mi imagen incierta,
mientras, al otro lado de la calle
se dibuja una sombra en el suelo,
al tiempo que el sol remonta los edificios.

Avanza el reloj inexorable
en la esfera de lo percibido,
el calor en la piel, el ruido,
agudos ladridos de perros,
un hombre grita a lo lejos,
una mujer sacude las alfombras.

Es el nacer lento y bullicioso del nuevo día,
ocho golpes de luz me despierta
camino del cenit inexorable,
que me devuelve a la vida…


©Roberto Santamaría